El trance.

Nubes, amenaza de lluvia, la espuma sobre sobre los poros –a través de los poros, penetrándolos como lo haría la virulencia de la melancolía –y la voz de Andrea Bocelli, que resbala impúdica por los azulejos de este baño que hoy me conoce mejor que yo misma. Es tarde de lunes y pugna la rutina … Continue reading El trance.

Espejo.

Te miro. Te miro y te remiro y me recreo en cada poro de tu piel. Te miro y eres agua, que fluye y que es vida con su manera de ser tan necesaria. Y eres aliento que se escapa, y eres fiesta y me naces de dentro. Te miro y te haces espejo desde … Continue reading Espejo.

a t a r a x i a.

Domingo por la mañana. La luz tamizada ha vestido mis sábanas de lunares y en el pecho, como el eco que retumbaba cuando hace años reía y jugaba a esconderme entre las tinajas de mi abuelo, se me desborda una primavera de sentimientos y de una verdad que se expande como el azul del océano … Continue reading a t a r a x i a.

La coexistencia de las pasiones.

Querido Vincent Van Gogh, ahora ya sí. Ahora ya es sábado de nuevo y yo sigo conmovida por tu sentir desmesurado, sólo que hoy pienso en ti bajo un cielo distinto –más al sur, más abierto, menos atormentado –. Pienso en ti y en tus manos de artista –que eran de artista, quiero creer, desde … Continue reading La coexistencia de las pasiones.

La pioggia.

Me preguntaban hace unos días que por qué Florencia y la lluvia. La respuesta a la primera cuestión es fácil –bromeaba en aquel momento y jugaba a imaginar qué habría sido de una novela titulada "Cuando Llueve en Antequera" –: Florencia es una ciudad cubierta de arte. Están vestidas sus calles con un brillo que … Continue reading La pioggia.