“Aquí siempre se ha hecho así”

Lo que de verdad asusta, por la gravedad y por esta sensación que me invade de daño irreversible, es el haberme dado cuenta de que todo aquel que conoce el experimento, ve reflejada en él una situación que le acompaña. Todo el mundo pone nombre a los monos viejos, a los no tan viejos pero igualmente ensañados y descerebrados, a los recién llegados, incluso a los científicos.

Lo que de verdad me arranca la lágrima, sin embargo, es saber que no siempre fuimos así.

El ser humano se ha dejado retorcer, ya no siente los hilos que tiran de sus brazos de marioneta triste y cansada. Y vive siendo algo distinto, y no cumple el fin para el que fue creado. Nos hemos dejado convencer de que la vida es así, las cosas son así, nada que hacer.

Aquí la descripción del experimento aquel –sin importarme para nada si es real o una parábola, para mí no es lo fundamental–. Realzar, por lo espeluznante y realista, aquello de que el mono recién golpeado sea el que daña con más ímpetu a los demás –él, que no conoce el motivo pero que sufrió el dolor y ahora, que le toca causarlo, no piensa perder oportunidad–.

«Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo. Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos. Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos. Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo. Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera. Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar. El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo. Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso. El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos. Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos. Si fuera posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía a por los plátanos, con certeza ésta sería la respuesta: No lo sé. Aquí, las cosas siempre se han hecho así».

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s