El primer día del mundo.

SOÑÓ, EL PRIMER DÍA DEL MUNDO, QUE LOS ASTROS SE DESCOLGABAN DEL CIELO Y SE QUEBRABA SU LIBERTAD.

SOÑÓ QUE DESAPARECÍAN LOS BOSQUES Y QUE EL MAR DEJABA DE SER UNO, QUE SE ABRÍAN GRIETAS EN EL SUELO Y SE FRAGMENTABA LA TIERRA, SE DIBUJABAN FRONTERAS DE ALAMBRE Y ESPINAS Y UNA SOLEDAD INACABABLE QUE TERMINARÍA POR ROBARLE EL OXÍGENO.

SOÑÓ QUE LO OBLIGABAN A CUBRIR SU CUERPO, QUE ALGUIEN MÁS LE INVENTABA UNA RUTINA DE ESCLAVO Y QUE OLVIDABA, CASI SIN DARSE CUENTA, SU CONDICIÓN DE SER HUMANO Y LA INTEGRIDAD DE SU ALMA.

Y SOÑÓ CON ESA HERIDA MALDITA LLAMADA RAZA, QUE ARRANCARÍA A LA ESPECIE PEDAZOS CARENTES DE SENTIDO Y ESENCIA, Y LUEGO LOS ESCUPIRÍA A UN MUNDO HECHO DE POLVO Y GUERRA Y PUÑOS ALZADOS. LOS HOMBRES CAMINABAN VACÍOS, TIRITABAN DE UNA SOLEDAD CONTRANATURAL.

Y LAS LENGUAS Y LAS CULTURAS, Y LAS ALMAS HERIDAS Y LAS CABEZAS CERRADAS E INCAPACES DE APRENDER DEL OTRO, APORTAR AL OTRO, CRECER CON EL OTRO, AMARLO COMO AQUEL DÍA, EL PRIMERO DEL MUNDO, LO DESPERTARON DE ESE SUEÑO CRUEL QUE SEMBRÓ EN SU ALMA EL TERROR A UN FUTURO, POR SUERTE LEJANO.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s