Mesa-Peonza

Una conversación fluye entre nuestros cuerpos.

Tus palabras me despiertan el alma. Yo la siento latir de un modo que qué modo. 

Y qué manera de mirarme, la tuya. Mi corazón desbocado quiere tragarse tus ojos. 

Una conversación fluye y a mí me tiemblan las rodillas. 

Me empapas el pelo de la pasión que sientes. Me haces saber con tanta rabia que sí, que la vida es esto.

Entre nosotros, una mesa. 

Entre nosotros tu discurso exquisito y algo incoherente. 

La vida pasa a nuestro alrededor y tú y yo nos miramos y apuntalamos las ganas. 

Los pies clavados en el suelo, no vemos a nadie.

Nadie nos ve, todos andan ciegos. 

Electricidad. 

Entre nosotros, electricidad. 

De repente la mesa vibra, se despierta. Vibra cada vez más fuerte, luego tiembla y luego gira. 

La mesa peonza levita y baila. 

Y tú sigues haciendo magia. Yo floto. 

Después todo cae, colisión estrepitosa contra la realidad. Se rompe esta energía en que habita tu sentir. 

Después todo cae porque en tus ojos, en tus pestañas, se mece enredada una verdad: 

algún día te irás.

image1

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s